¿Qué se puede comer en una dieta líquida?

dieta liquida alimentos

Dieta Líquida, qué comer…

Una dieta líquida clara es un tipo de dieta alterada mecánicamente que incluye solo líquidos sin pulpa, trozos de comida ni sólidos, ni semisólidos; es decir únicamente líquidos. Pueden ser licuados de frutas pero deben estar colados, así mismo pueden estar endulzados o salados pero no debe haber nada sólido. (puedes hacer zumos naturales como zumo de naranja o arándanos sin colarlo).

La premisa de una dieta líquida clara es recuperar la salud del sistema digestivo por ello le ofrecemos al organismo estos alimentos líquidos que son fáciles de digerir y no hace que el sistema digestivo tenga que trabajar en exceso, evitando así la deshidratación y consiguiendo que se recomponga.

Existen dos tipos de dieta líquida, la dieta de líquidos claros, y la dieta líquida completa; a continuación te explicamos todos los detalles.

 

¿Por qué y en qué casos hacer una dieta líquida?

Solo debe usarse como una dieta temporal. Por lo general, cuando un paciente está listo para pasar de la dieta líquida, el siguiente paso es una dieta líquida completa, que también es bastante restrictiva, pero que sin embargo, contiene algunos alimentos más para garantizar una correcta nutrición del organismo, se trata sobre todo de productos lácteos que podemos incluir en sopas con cremas o helados.

Este tipo de dieta puede recomendarse por varias razones, sobre todo en la preparación para una cirugía o un procedimiento como una colonoscopia o debido a un problema de salud, como una obstrucción intestinal, también  si tiene problemas para masticar o tragar alimentos, por ejemplo si tienes infección o dolor de garganta.

Una alternativa a la conocida dieta líquida es la dieta blanda, pues sus objetivos son similares, proteger y reparar el sistema digestivo y su flora intestinal tras procesos en los que puede haber sido dañada (gastroenteritis o gastritis) o procesos de adaptación del estómago a la dieta normalizada si sufrimos de dolor de estómago.

 

La dieta líquida clara y EII

La dieta líquida clara se puede prescribir si se trata de un ataque grave de una condición intestinal, como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Seguir una dieta líquida clara puede ayudar a un paciente a mantener la hidratación y obtener los nutrientes que le son necesarios al organismo hasta que desaparezca el brote.

Este tipo de dietas se llevan a cabo para realizar una adaptación a la nutrición normalizada tras una enfermedad o tras un período en el que no se han ingerido alimentos de forma habitual, o cuando el estómago o cualquier otro órgano del sistema digestivo tiene algún daño. Cuando un paciente responde bien a la dieta de líquidos claros, podemos plantear hacer la transición a la dieta líquida completa, cuando tolere bien la completa podremos ir introduciendo los alimentos sólidos blandos hasta empezar con una alimentación común; siempre y cuando no se vea afectada la salud gastrointestinal.

Los pacientes con brotes de EEI pueden tener que pasar por todas estas dietas lentamente para darle tiempo suficiente al sistema digestivo para calmarse y recuperarse.

 

Dieta de líquidos claros: alimentos permitidos

Estos líquidos generalmente se permiten con una dieta líquida clara, pero como siempre,  debe consultar con su médico para ver si existen restricciones adicionales por cualquier tipo de dolencia o condición especial.

  • Agua.
  • Jugo de fruta colado sin pulpa (por ejemplo, jugo de manzana, jugo de uva blanca).
  • Limonada (sin pulpa).
  • Caldo de pollo / verdura / carne sin grasa, baja en sodio.
  • Caldo disuelto en agua.
  • Gelatina saborizada sin ninguna fruta o sólidos agregados a ella.
  • Café (sin crema, pero el azúcar puede estar bien).
  • Té (sin crema, pero el azúcar puede estar bien).
  • Los refrescos (por ejemplo, ginger ale, 7 UP y cola pueden estar bien).
  • Paletas de helado (que no contengan base láctea,ni trozos de frutas) helados o sorbetes.
  • Bebidas deportivas (por ejemplo, Gatorade o aquarius ).
  • Caramelos duros.

Debe evitar los líquidos que no están “limpios”, como la leche, la nata, la crema batida, la leche de almendras, las sopas (que no sean caldos simples) y los jugos de frutas o las limonadas que contengan pulpa y por supuesto las bebidas alcohólicas, aquellos con un exceso de azúcares o de grasas.

Debemos tener en cuenta que el exceso de azúcares y de sodio (sal) también puede producir una descomposición de la hidratación correcta del organismo; por ello debemos controlar el consumo de éstos y si son o no adecuados para nuestra patología en concreto.; ya que si sufrimos una descomposición de las heces, por ejemplo, debemos saber que el exceso de azúcar puede provocarnos una diarrea osmótica complicando la situación gastrointestinal y aumentando el riesgo a sufrir deshidratación.

 

¿Puedo tomar café y helados?

Se sabe que técnicamente no son “transparentes”, pero la dieta incluye más que agua y refrescos claros. También se permiten otros líquidos que no contengan ingredientes como la leche o cualquier tipo de alimentos sólidos. Sin embargo, y básicamente, los artículos permitidos en esta dieta consisten principalmente en agua y azúcar o sal.

Tanto el café como el té están permitidos en la dieta de líquidos claros, siempre y cuando no le agregue nada, como azúcar, miel, leche o crema de café; es importante no abusar del café por su efecto estimulante que puede resultar irritante.

La gelatina y los helados tampoco están permitidos en la dieta de líquidos claros, en la dieta líquida completa si podríamos triturar fruta y congelarla e incluso elaborar helados; pero no en el caso de la dieta de líquidos claros.

Si llevamos a cabo una dieta de líquidos claros  es importante que los helados sean naturales, elaborados en casa a partir de zumos naturales colados para que no contengan nada de pulpa de fruta o semillas, o que tengan una base láctea. La gelatina también se permite en la dieta, pero también debe estar libre de endulzantes, de pulpa o leche. Además si tienen colorante están desaconsejadas en el caso de someterse a ciertas pruebas, como la colonoscopia, porque la ingestión de ciertos colores podría no estar permitida.

 

Menú de muestra de una dieta líquida clara

Si bien una dieta líquida clara es una dieta bastante aburrida, es solo temporal. Aquí hay una idea de menú de muestra de lo que puede tener.

 

Desayuno

  • Una taza de jugo de manzana.
  • Una taza de café.
  • Bocado matutino.
  • Una taza de jugo de manzana.
  • Una helado natural de jugo de uva.
  • Un vaso de agua.

 

Almuerzo

  • Una taza de té.
  • Una taza de caldo de carne.
  • Un vaso de agua.
  • Una gelatina natural.

 

Menú de la tarde

  • Un helado natural de zumo
  • Un vaso de agua.

 

Cena

  • Una taza de caldo de pollo.
  • Un vaso de agua.
  • Una taza de té.
  • Un plato de gelatina con sabor.

 

Snack nocturno

  • Una taza de jugo de uva.

 

Este es solo un menú de ejemplo, podemos introducir otros alimentos si así nos lo indica el doctor, según la tolerancia y el apetito que tengamos, por ello debemos seguir siempre las instrucciones del médico. Puedes ayudarte de infusiones como la manzanilla, o el boldo que nos ayudan con los problemas digestivos.

 

La dieta líquida completa ¿qué alimentos puedo comer?

Básicamente, se trata de una introducción progresiva a los alimentos de forma líquida para que sea más fácil de digerir y ocasione menos trabajo para el organismo. Podemos decir que se permiten alimentos suaves como la patata, cereales como el arroz, pollo, verduras (no de hoja verde), zanahorias, frutas como la pera, plátano y manzana, pescado blanco, jamón de pavo, de pollo, carnes blancas, etc.

Todo lo consumiremos triturado, para ayudar a nuestro sistema digestivo.  Se permite el consumo de leche, y leches vegetales, así como yogures, y otros lácteos como el queso crema.

Puede ayudarte en este tipo de dieta el consumo de agua de avena, previniendo la deshidratación y ayudando a recomponer la flora intestinal.

Básicamente, podemos decir que es como la dieta blanda triturada, alimentos fáciles de digerir para el organismo y que nos aporten los nutrientes necesarios para una correcta recuperación de la flora intestinal. Una vez toleremos este tipo de dieta podremos pasar a la dieta blanda, en la que comeremos sólidos, bien masticados, de forma que el organismo se vaya acostumbrando hasta llegar a una alimentación normal.

 

Recomendaciones finales

Es importante tener en cuenta que una dieta de líquidos claros no debe seguirse durante más de unos días como transición a una alimentación que garantice la calidad nutricional y sólo se recomienda bajo la supervisión de su médico. Si tolera correctamente los alimentos, pronto podrá cambiar a una dieta líquida completa, que contiene algunos alimentos más, como sopas con crema y helado.

Dicho esto, si necesita seguirla durante un período de tiempo más prolongado, su médico puede recomendarle agregar suplementos nutricionales que garanticen el aporte de todos los nutrientes y principalmente ricos en  proteínas porque una dieta como esta no proporciona suficientes calorías o nutrientes para que el organismo se desarrolle con normalidad.

Con eso, es una buena idea realizar un seguimiento de los líquidos claros que está comiendo en caso de que su médico necesite saber.

 

Referencias:

Maher AK. Menú de dieta simplificada. Undécima edición, Hoboken NJ, EE. UU .: Wiley-Blackwell Publishing, octubre de 2011.

Stanford Medicine Cancer Institute. Pautas de Líquidos Claros.

Portal de Nutrición. Dieta líquida del artículo tomadieta.com

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

 

4 Comments

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*