Piel grasa ¿Cómo tratarla?

cuidados para la piel grasa

Piel muy grasa ¿qué puedo hacer?

Un cutis perfecto es el sueño de cualquiera ya que nuestro rostro es la primera imagen que ofrecemos al resto de las personas, por ello nos preocupa de tal forma que buscamos solución a cualquier imperfección que podamos tener. Uno de los problemas más frecuentes en el rostro es el exceso de grasa facial.

Este problema resulta muy molesto ya que la grasa se acumula en granitos que nos afean el rostro y además nos causan pequeñas heridas producidas por la necesidad imperiosa que tenemos por eliminar la acumulación de grasa antes de que el cuerpo lo haga por sí solo.

A continuación te explicamos las principales causas de la piel grasa, cómo prevenirla remediarla y qué tratamientos tiene; si quieres lucir un cutis perfecto sigue nuestros consejos, no te arrepentirás.

 

¿Quién puede sufrir los síntomas de una piel grasa?

En primer lugar debemos saber a qué se debe la acumulación de grasa facial, comúnmente se produce por un cúmulo de sebo, lo que hace que la piel se distienda por la acumulación de grasa en las glándulas sebáceas y además aparecen orificios pilosos dilatados, lo que se suele conocer como granos. No debemos confundir con el acné ya que no siempre es este el problema.

Presente tanto en hombres como en mujeres indistintamente éste problema es más frecuente en personas adolescentes menores de 30 años, pero puede presentarse frecuentemente también en adultos.

 

¿Cómo identificar un cutis graso?

Generalmente es algo fácil de identificar ya que se aprecia un rostro brillante, húmedo y poroso. No es un rostro uniforme, sino que se caracteriza por pequeñas protuberancias e imperfecciones causadas por el exceso de sebo.
Generalmente las personas que lo sufren refieren una sensación de tener la piel sucia, es importante destacar que debemos vigilar el contenido graso de aquellos productos que usamos para el rostro como tónicos limpiadores, cremas, etc.

 

Principales causas de la piel grasa

Existen diferentes causas que nos pueden producir un exceso de sebo que se vea reflejado en nuestro rostro y es muy importante que intentemos remediar primeramente las causas, ya que sino el problema persistirá aunque eliminemos del rostro el exceso de grasa.

De entre los factores más comunes podemos destacar los cambios hormonales, una mala alimentación e hidratación, situaciones que nos produzcan estrés o ansiedad, o incluso factores hereditarios más complejos. Realmente, la alimentación es uno de los factores que más se aprecian en las condiciones de la piel, así como la hidratación; pero en este caso el factor hormonal o la toma de ciertas medicaciones hacen que se agraven los síntomas en muchos casos, por ello vamos a explicar dentro de estas causas cómo podemos actuar según nuestro problema.

  • La alimentación es un factor que es fácil que intervenga en este problema dado que si consumimos productos excesivamente grasos o dulces en exceso se acumularán en forma de grasa en nuestro organismo, si el cuerpo no quema esta grasa el exceso se percibirá en nuestra piel.

Por ello te recomendamos que no consumas productos ricos en grasas saturadas y trans, que son difíciles de eliminar por parte del organismo. Recomendamos un mayor consumo de frutas, verduras, cereales de grano entero, productos naturales no procesados y que elijas las grasas naturales de origen vegetal como el aceite de oliva, coco o el aguacate y las grasas de origen animal más saludables como el omega 3 del pescado o provenientes de carnes magras, sin grasa.

 

  • La hidratación tanto a nivel dérmica como desde el interior es fundamental para mantener una piel lustrosa. Recuerda que si el organismo no está hidratado no puede eliminar las toxinas que se producen y en parte el exceso de grasa no se puede eliminar correctamente si el cuerpo no está hidratado. Bebe entorno a dos litros de agua al día y además hidrata tu piel con cremas, vigila que sean para pieles con exceso de grasa.

 

  • Las alteraciones hormonales y los factores genéticos son unos de los motivos de mayor dificultad a la hora de corregirlos, pero es posible. Debemos acudir a un especialista dermatólogo para que nos oriente en unas recomendaciones orientadas según el problema.

El uso de anticonceptivos es una de las causas que por acumulación de ciertas hormonas hacen que el organismo produzca más grasa. Debemos vigilar los cambios para tratar de identificar las causas. En las mujeres los períodos de ovulación y menstruación también modifican la producción de sebo.

 

  • Las situaciones de estrés y ansiedad hacen que la producción de grasa se modifique también por lo que debemos tener en cuenta que los problemas emocionales, la falta de sueño o cualquier otro problema psicológico hará que se modifiquen las condiciones y la concentración hormonal en el organismo; lo que puede derivar en un exceso de grasa.

Debemos tratar de controlar estos estados a través de la práctica de actividades que nos relajen como el yoga, o a través del deporte que nos permitirá canalizar la energía en estados de nerviosismo.

 

¿Cómo eliminar la grasa de la cara?

La limpieza facial diaria es vital para poner fin al problema, es importante lavar nuestra cara al menos dos veces al día para conseguir eliminar el exceso de grasa.

Existen multitud de productos que nos pueden ayudar a disminuir la grasa de la piel pero también gran cantidad de remedios caseros para hacer que la piel luzca mejor y vayan disminuyendo los efectos de esa acumulación de grasa.

 

La importancia de un buen lavado de cara

Principalmente un buen lavado nos garantiza el eliminar la grasa que se produce de más. Al levantarnos es un buen momento para realizar unas pequeñas rutinas que lograrán regular la grasa de la piel.

Lavar la cara con un jabón neutro suave, no es necesario secar en exceso la piel, ya que a veces esto tiene consecuencias negativas; como por ejemplo la aparición de líneas de expresión o pequeñas arrugas. Simplemente queremos limpiar la piel y prepararla para que poco a poco reduzca su contenido graso. Es preferible no utilizar agua muy caliente, nos dará sensación de frescor.

Después de lavar y secar bien la piel con una toalla, para regular el exceso de grasa conviene aplicar una mezcla de zumo de limón o de lima y agua a partes iguales; lo podemos aplicar con un algodón y dejar que se seque; después podemos aplicar sábila o aloe vera puro, esto nos hidrata la piel pero no aporta grasa por lo que está muy aconsejado. Sin enjuagarnos el limón aplicamos la sábila y dejamos secar.

Una vez seco lo dejamos actuar unos 5 minutos en el rostro y lavamos la cara con agua templada. Es importante que después de cada lavado sequemos la cara con una toalla, así en la toalla eliminaremos el exceso graso.

Cabe destacar también que es importante retirar a diario el maquillaje y los restos de crema ya que ello produce toxinas que en ocasiones se quedan en los poros, que están distendidos por la acumulación de grasa y pueden llegar a infectarse.

También es importante completar el cuidado facial con una exfoliación suave, al menos un día a la semana, preferentemente en la noche.

Recuerda que debes lavar tu rostro dos veces al día, una vez al levantarte y antes de acostarte, dado que por la noche se produce la oxigenación más completa de la piel con la consigue eliminar todas las toxinas. Puedes ver aquí otros consejos para una piel sana.

 

Remedios caseros para la piel grasa

Encontramos multitud de remedios para la piel grasa, si que hemos de recalcar que es importante no utilizar productos muy abrasivos que puedan dañar la piel. Para casos graves de acné o acumulación seborréica existen multitud de tratamientos intensivos que nos puede recomendar el dermatólogo.

Deberemos siempre mantener unas condiciones higiénicas oportunas de la piel, ya que estar expuesta al ambiente de forma tan directa la hace más sensible a cualquier agente externo que puede empeorar los síntomas.

De entre los remedios caseros más comunes encontramos los siguientes:

  • Aplicar una mezcla a base de bicarbonato de sodio y agua sobre el rostro durante 10 minutos y aclarar funciona para secar los granitos con exceso de grasa.
  • Hacer una mascarilla de papaya y lima incluyendo las pepitas de la papaya, que ayudan a desinflamar los poros. Dejarla actuar durante 15 minutos y lavar como anteriormente hemos descrito.
  • Mascarilla de manzana y miel es otra de las alternativas que se nos ofrecen para eliminar los posibles granitos debidos a la piel grasa. Deberemos triturar la manzana y agregarle miel, lo aplicaremos sobre el granito, dejándolo actuar al menos 20 minutos. Después lavaremos la cara con jabón neutro.
  • Uno de los remedios más efectivos es poner el jugo de un limón, media lima, tres cucharadas de agua, una cucharada de bicarbonato de sodio, un poco de sábila natural y un trozo de pepino y licuarlo todo; con esa mezcla aplicar una mascarilla durante 30 minutos, al menos una vez por semana. Poco a poco notaremos como desciende el nivel graso de nuestra piel.
  • Existen productos como el carbón activado, que se comercializa en mascarillas, que nos ayudan a eliminar las espinillas y el exceso de grasa de la piel.

Puedes informarte más sobre cómo actúa el carbón activado publicado en tomadieta.com 

Recuerda mantener unas condiciones higiénicas óptimas para garantizar un correcto estado de la piel del rostro cuidando cada detalle y tratando de no abusar de los productos químicos. Si quieres saber cómo proteger tu piel te aconsejamos que leas “Cómo proteger tu piel del sol“, es muy importante para cuidar tu piel que la protejas de los agentes externos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…