Retención de líquidos ¿Cómo eliminarla?

remedios edema retención

La retención de líquidos es una acumulación anormal de líquidos en el cuerpo, se conoce como edema y básicamente hace que por algún tipo de descontrol nuestro organismo acumule líquido debajo de la piel y los tejidos del cuerpo. Generalmente las primeras manifestaciones se dan en las manos, tobillos, piernas, y abdomen. También puede afectar a otras zonas como la cara, el pecho, brazos, etc.

Las causas del edema son muchas y muy diversas así como los grados que se pueden padecer, debemos observar bien nuestro organismo y sus cambios, así como poner en conocimiento de nuestro médico esta situación; si creemos que podemos estar sufriéndola. En un primer momento, la retención de líquidos puede estar debida a unos malos hábitos nutricionales, como es el caso de no consumir suficiente agua, es decir, una retención que se produce por escasez de líquidos aunque pueda resultar paradójico; y es que el organismo si no se hidrata de forma correcta empieza a acumular ese líquido que posee a modo preventivo. También por dietas altas en sodio, en grasas saturadas, o por el abuso de azúcar y productos procesados.

A continuación te explicamos más sobre las principales causas y remedios para la retención de líquidos, toma nota porque es un problema muy frecuente.

 

Causas de la retención de líquidos

Como comentábamos anteriormente las causas son múltiples y muy diversas de entre las que voy a destacar las más comunes:

En primer lugar una mala hidratación y unos hábitos de vida poco saludables como comidas con alto contenido en sodio, que hacen que se retenga más líquidos. Así como déficits en potasio en la dieta. Deberemos asegurar un correcto aporte hídrico al organismo bebiendo, al menos dos litros de agua diarios. Dentro de los motivos más comunes son los períodos de inactividad como puede ser el permanecer mucho tiempo sentado, aunque también ocurre por permanecer largas jornadas de pie, o por tener una mala circulación sanguínea (varices o coágulos).

Es muy común sufrir retención de líquidos o enema por cambios hormonales bruscos o por estar sujeto a la toma de algunos medicamentos, de entre los que podemos destacar los medicamentos de tipo hormonal, corticoesteroides, antiinflamatorios y algunos medicamentos para la tensión arterial. También está relacionado con tratamientos más invasivos relacionados con el cáncer como la radioterapia o quimioterapia, tratamientos para reducir la inflamación o medicamentos de remplazo hormonal. La menopausia , la hipertensión arterial y otras enfermedades cardíacas pueden ser también la causa de la retención.

Podemos también sufrir edema relacionado a diferentes enfermedades como puede ser el cáncer, problemas hepáticos o renales relacionados con la síntesis de las proteínas y su asimilación en el organismo; así como bloqueos linfáticos, problemas de corazón o relacionados con la glándula tiroidea y la suprarrenal, etc.

 

Síntomas más comunes

  • Hinchazón, inflamación y pesadez principalmente en los miembros inferiores.
  • Sensación de opresión (notamos que la ropa nos está ajustada o nos aprieta).
  • Menor flexibilidad en articulaciones o incluso dolor.
  • Reducción de la frecuencia y cantidad de orina.
  • Hormigueo o sensación de adormecimiento.
  • Piel muy brillante, tersa.
  • Cansancio o fatiga acumulada.
  • Hinchazón del abdomen e incluso dolor abdominal.
  • Pesadez (piernas).
  • Aumento de peso rápido o cambios de peso repentinos.
  • Supuración de líquido por la piel.

 

¿Cómo identificar el edema?

Si presionamos sobre la zona inflamada se crea un surco o hendidura que tarda en desaparecer cuando dejamos de ejercerle presión, sin embargo esto no ocurre siempre, de hecho en casos graves ocurre menos y si el edema es generalizado puede pasar desapercibido.

Para diagnosticar el edema es probable que el médico haga una revisión general de pulmones y abdomen tratando de escuchar. Además se fijará en si ha habido un cambio de peso brusco y deberá hacer un control analítico de sangre y orina para poder determinar el origen de esa retención de líquidos.

 

¿Qué podemos hacer para remediar la retención de líquidos?

En primer lugar, debe ser el especialista médico quien determine si necesitamos o no medicación para regular este problema. Existen diuréticos que nos ayudarán a que el organismo vaya eliminando ese líquido retenido en el el cuerpo, pero no siempre son aconsejables dado que poseen efectos secundarios, como cualquier medicamento.

Es importante que cuidemos la alimentación reduciendo el aporte en sodio (sal) de nuestra dieta, ya que ello contribuye a un aumento de la retención de líquidos. Para ello es aconsejable que aumentemos el consumo de alimentos ricos en potasio, que contrarrestarán los niveles de sodio y garantizarán una correcta hidratación del organismo.

Es importante que aumentemos nuestra capacidad activa para que esos líquidos se eliminen de forma más fácil, es importante caminar o realizar algún tipo de actividad deportiva para facilitar el drenaje.

Recomendamos que a la hora de permanecer sentados coloquemos las piernas un poco en alto, ello facilita el drenaje. Debemos evitar largos períodos de inactividad así como permanecer de pie o sentado durante mucho tiempo, así como cruzar las piernas.

Una buena práctica es utilizar medias de compresión para ayudar a los líquidos vuelvan al sistema circulatorio.

También te puede ayudar la fisioterapia o la ergoterapia, así como algún especialista en drenajes linfáticos (linfedema). La acupuntura también dispone de tratamientos para este tipo de dolencias.

 

Remedios caseros y pautas básicas para la retención de líquidos

  • Beber agua (2 litros al día como mínimo).
  • Puede ayudarte el té verde, ya que es un diurético natural. Toma tres tazas diarias para ayudar a depurar el organismo.
  • Come piña, la piña tiene propiedades altamente diuréticas como puedes ver aquí.
  • Es muy recomendable el consumo de perejil para la retención, puedes hacerlo también en infusión, ya que ayuda a eliminar las toxinas del organismo. Sus beneficios se los otorga su alto contenido en apiol, un excelente diurético.
  • El remedio casero por excelencia para la retención es consumir cola de caballo en infusión, aunque hay quien también se ayuda de la infusión de diente de león por su poder depurativo.
  • También puede ayudarte tomar al levantarte, un vaso de agua tibia con el zumo de medio limón.
  • El hinojo también se utiliza en estos casos, puedes consumirla como condimento en tus comidas o en infusión. Es un excelente diurético y además es altamente digestivo, por lo que mejora los procesos estomacales.
  • Aumenta el consumo de frutas y verduras principalmente de alcachofas, espárragos, perejil, apio y zanahoria. Frutas de alto contenido en agua como piña, melón o sandía y si pueden ser ricas en fibra mucho mejor, dado que ayudarán a la digestión.
  • Reduce el consumo de lácteos enteros, es preferible que tomes semidesnatados, deberemos apostar por reducir las grasas saturadas en la alimentación para mejorar los síntomas, dado que mejoraremos la circulación.

Aquí te hemos dejado unas pautas básicas pero te recordamos que debes ponerte en manos de un especialista si consideras que estás sufriendo esta patología, para que sea el personal médico y sanitario quien te recomiende qué hacer ante esta retención, ajustándose a la etiología de tus problemas.

Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Whatsapp

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…